En la década que transcurrió desde la primera edición de este libro, Tim Burton pasó de ser un director visionario que convertía todo lo que tocaba en oro a una marca registrada. El término “burtoniano” ahora se le atribuye a aquellos cineastas cuyas obras son oscuras, vanguardistas o raras, o una combinación de estas características. Es una transformación que ha tenido sus ventajas –una influencia en Hollywood, por ejemplo–, pero también una serie única de dificultades, en particular las expectativas que tanto los estudios como el público depositan en él y sus producciones. Burton sigue siendo un realizador cuyo modus operandi se basa enteramente en sus sentimientos más íntimos. Para que se comprometa con un proyecto, es necesario que sienta una conexión emocional con los personajes, ya sean creaciones originales –el inocente con dedos de navaja de El joven manos de tijera–, adaptaciones de cómics –el justiciero enmascarado de Batman– o gente de la vida real –el director delirante de Ed Wood–, conexiones que, como él mismo sería el primero en reconocer, a veces no resultan nada obvias. El joven manos de tijera, por ejemplo, comenzó como un grito desde el fondo de su corazón, un dibujo hecho en la adolescencia que expresaba el tormento interior que sentía al no ser capaz de comunicarse con quienes lo rodeaban, en especial su familia. Un gran número de sus películas reflexionan sobre su infancia en los suburbios.

Editado por Mark Salisbury
Prólogo de Johnny Depp

Editorial: El cuenco de plata
Medidas: 14 x 21 cm
Encuadernación: tapa blanda
ISBN 9789874489104

Burton por Burton - Tim Burton

$1.250,00
Burton por Burton - Tim Burton $1.250,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Tienda Bellas Artes - Museo Nacional de Bellas Artes - Av. del Libertador 1473, CABA - Días y horarios de retiro: jueves a domingo, de 12 a 18 hs.

    Gratis

En la década que transcurrió desde la primera edición de este libro, Tim Burton pasó de ser un director visionario que convertía todo lo que tocaba en oro a una marca registrada. El término “burtoniano” ahora se le atribuye a aquellos cineastas cuyas obras son oscuras, vanguardistas o raras, o una combinación de estas características. Es una transformación que ha tenido sus ventajas –una influencia en Hollywood, por ejemplo–, pero también una serie única de dificultades, en particular las expectativas que tanto los estudios como el público depositan en él y sus producciones. Burton sigue siendo un realizador cuyo modus operandi se basa enteramente en sus sentimientos más íntimos. Para que se comprometa con un proyecto, es necesario que sienta una conexión emocional con los personajes, ya sean creaciones originales –el inocente con dedos de navaja de El joven manos de tijera–, adaptaciones de cómics –el justiciero enmascarado de Batman– o gente de la vida real –el director delirante de Ed Wood–, conexiones que, como él mismo sería el primero en reconocer, a veces no resultan nada obvias. El joven manos de tijera, por ejemplo, comenzó como un grito desde el fondo de su corazón, un dibujo hecho en la adolescencia que expresaba el tormento interior que sentía al no ser capaz de comunicarse con quienes lo rodeaban, en especial su familia. Un gran número de sus películas reflexionan sobre su infancia en los suburbios.

Editado por Mark Salisbury
Prólogo de Johnny Depp

Editorial: El cuenco de plata
Medidas: 14 x 21 cm
Encuadernación: tapa blanda
ISBN 9789874489104