En sus enérgicas pinturas, la pintora brasileña Beatriz Milhazes fusiona dos formas muy diferentes de mirar el mundo. Sus composiciones abstractas, que pueden emparentarse con la obra de maestros del modernismo como Henri Matisse o Bridget Riley, están empapadas de los colores y la luz de su país. En sus pinturas abundan los símbolos de la vida cotidiana brasileña: el carnaval, la artesanía tradicional y motivos cotidianos desde el barroco al pop, todo ello coreografiado con un exuberante ritmo visual. Su atmósfera colorida tiene un encanto exótico irresistible, pero como en las obras de Paul Gauguin encontramos un paraíso roto en el que tonos más oscuros y melancólicos resuenan tanto en las promesas de la vida tropical como en las de la abstracción modernista.

En busca de este equilibrio, Milhazes desarrolló una técnica de transferencia especial a finales de la década de 1980. Esta consistía en pintar sus motivos en láminas de plástico que pegaba sobre lienzos. Una vez secos, retiraba el plástico dejando la pintura adherida al lienzo. Este método permite a la artista trabajar con distintas capas en la superficie del lienzo y crear un efecto que oscila entre el brillo esplendoroso y una reluciente melancolía. Desde su irrupción a principios de la década de 1990, Milhazes ha diversificado su trabajo y experimentando en otros medios: ha realizado serigrafías, collages con envoltorios de chocolatinas y caramelos y toda clase de papeles, esculturas semejantes a gigantescas instalaciones móviles elaboradas con carrozas y baratijas de carnaval, intervenciones en lugares específicos que han convertido fachadas en vitrales, y ha explorado el cuerpo y el ritmo en colaboración con la compañía de ballet de su hermana Marcia.

Esta edición actualizada, que se ha ampliado para incluir obras realizadas hasta 2020, examina todas las fases creativas de la artista desde sus inicios hasta el presente, e incluye más de 300 de sus trabajos. El libro se ha concebido en estrecha colaboración con la artista, tanto en la selección de imágenes como en el diseño de las páginas que separan los capítulos. Incluye una conversación con el editor Hans Werner Holzwarth en la que la artista revela sus procesos de trabajo y explica las ideas y el trasfondo cultural que hay detrás de su obra. Un ensayo histórico-artístico de David Ebony, un diccionario poético de los motivos clave de Milhazes de Adriano Pedrosa, y una biografía detallada y actualizada de la artista de Luiza Interlenghi completan este exhaustivo trabajo.

Editorial: Taschen
Páginas: 528
Medidas: 25.5 x 34 cm
Encuadernación: tapa dura
ISBN 9783836584630

Idioma: Inglés / Alemán / Francés

Beatriz Milhazes - H. W. Holzwarth

$12.500,00
Beatriz Milhazes - H. W. Holzwarth $12.500,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Tienda Bellas Artes - Museo Nacional de Bellas Artes - Av. del Libertador 1473, CABA - Días y horarios de retiro: jueves a domingo, de 12 a 18 hs.

    Gratis

En sus enérgicas pinturas, la pintora brasileña Beatriz Milhazes fusiona dos formas muy diferentes de mirar el mundo. Sus composiciones abstractas, que pueden emparentarse con la obra de maestros del modernismo como Henri Matisse o Bridget Riley, están empapadas de los colores y la luz de su país. En sus pinturas abundan los símbolos de la vida cotidiana brasileña: el carnaval, la artesanía tradicional y motivos cotidianos desde el barroco al pop, todo ello coreografiado con un exuberante ritmo visual. Su atmósfera colorida tiene un encanto exótico irresistible, pero como en las obras de Paul Gauguin encontramos un paraíso roto en el que tonos más oscuros y melancólicos resuenan tanto en las promesas de la vida tropical como en las de la abstracción modernista.

En busca de este equilibrio, Milhazes desarrolló una técnica de transferencia especial a finales de la década de 1980. Esta consistía en pintar sus motivos en láminas de plástico que pegaba sobre lienzos. Una vez secos, retiraba el plástico dejando la pintura adherida al lienzo. Este método permite a la artista trabajar con distintas capas en la superficie del lienzo y crear un efecto que oscila entre el brillo esplendoroso y una reluciente melancolía. Desde su irrupción a principios de la década de 1990, Milhazes ha diversificado su trabajo y experimentando en otros medios: ha realizado serigrafías, collages con envoltorios de chocolatinas y caramelos y toda clase de papeles, esculturas semejantes a gigantescas instalaciones móviles elaboradas con carrozas y baratijas de carnaval, intervenciones en lugares específicos que han convertido fachadas en vitrales, y ha explorado el cuerpo y el ritmo en colaboración con la compañía de ballet de su hermana Marcia.

Esta edición actualizada, que se ha ampliado para incluir obras realizadas hasta 2020, examina todas las fases creativas de la artista desde sus inicios hasta el presente, e incluye más de 300 de sus trabajos. El libro se ha concebido en estrecha colaboración con la artista, tanto en la selección de imágenes como en el diseño de las páginas que separan los capítulos. Incluye una conversación con el editor Hans Werner Holzwarth en la que la artista revela sus procesos de trabajo y explica las ideas y el trasfondo cultural que hay detrás de su obra. Un ensayo histórico-artístico de David Ebony, un diccionario poético de los motivos clave de Milhazes de Adriano Pedrosa, y una biografía detallada y actualizada de la artista de Luiza Interlenghi completan este exhaustivo trabajo.

Editorial: Taschen
Páginas: 528
Medidas: 25.5 x 34 cm
Encuadernación: tapa dura
ISBN 9783836584630

Idioma: Inglés / Alemán / Francés